miércoles, 8 de diciembre de 2010

Talón de Aquiles

La mitología clásica vive en nuestro lenguaje cotidiano, y precisamente la expresión "talón de Aquiles", que designa el punto más débil o vulnerable de una persona o entidad, se relaciona como muchas otras a episodios míticos, en este caso, de la guerra de Troya.


Aquiles es el personaje central de la epopeya la Iliada. Podría afirmarse que él y Heracles son los mayores héroes de la mitología clásica. Aquiles era el menor de los siete hijos de la diosa Tetis, una de las Titánides y Peleo, rey de Ftía en Tesalia. Tetis quiso que sus hijos fueran inmortales como ella, y con tal fin de niños los sometía al fuego para purificarlos, experimento que como es de suponerse resultada en su muerte. Cuando quiso aplicar al menor el mismo procedimiento, Peleo se lo impidió arrebatándoselo de las manos. Como al niño se le alcanzaron a quemar algunos huesos del pie derecho, su padre lo llevó a donde el centauro Quirón, quien le reemplazó los huesos qumados por los de un gigante muerto que había sido un notable corredor. De ahí la velocidad de Aquiles y como lo llama Homero, "el de los pies ligeros".


Según otra versión, Tetis llevó a Aquiles al Estige, río que corría por el Hades y que daba invulnerabilidad a quien se bañara en sus aguas. La diosa tomó al niño por el talón derecho y lo sumergió, volviéndolo invulnerable excepto en el talón, que fue de donde su madre lo agarró para sostenerlo, y que desde entonces, sería el punto débil del poderoso héroe.


Aquiles está relacionado con muchos episodios mitológicos como que acudió como aliado de los griegos a la guerra de Troya, en la que tuvo un papel protagónico y en donde halló la muerte a manos de Paris, quien le atinó con una flecha en su único punto vulnerable: el talón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada